cultura / letras&pensamientos

sapana sauraha

Atardecer en Sauraha, frente al rio Rapti

Conozco el placer, y nos llevamos muy bien. No me habian presentado al miedo, y en Chitwan (Sauraha) lo he conocido.  5 horas de viaje en un bus local, alegremente decorado y pateticamente tratado, llego a Sauraha por una carretera que regala preocupaciones, especialmente de noche. Sauraha es un pueblecito situado al sur de Nepal, en el borde del Parque Nacional de Chitwan.

Chitwan significa “corazon de la jungla”, y es uno de los parques nacionales mas famosos de todo Asia. Se encuentra en el subtropico de Nepal, en el Valle del Terai.  El motivo de mi visita, ya que no es usual que acuda a lugares selvaticos, es avistar un maremagnum de animales salvajes, si uno se adentra en el corazon de la jungla. Y doy fe de esta posibilidad.
932 kms de bosques de shorea, pantanos y ondulantes prados transitados por elefantes, y como telon de fondo las cumbres del Himalaya.

A las 07:00 horas, me encuentro con Bhagat Chandhark, hombre de 56 años y Som Lama, un atractivo joven de 20 años. Ambos nepalis, nativos de etnia “Tharu”. Indigenas procedentes de esta basta region del Therai. Su lengua y etnia, estan reconocidas por el Gobierno de Nepal, y son considerados descendientes directos de Gautama Budha. Estos privilegios etnicos no les brinda ningun beneficio, mas bien lo opuesto. Apellidarse “Lama”, significa pertenecer al grupo social mas infravalorado en la racista e incomprensible piramide de castas asiaticas.

Som y Bhagat, navegamos el rio en canoa
Som y Bhagat, navegamos el rio en canoa

Sus apellidos no  influyen lo mas minimo en mi toma de decision, adentrarme por un dia en la jungla junto con Bhagat y Som. Hemos tramitado los permisos necesarios, con dinero practicamente consigues lo que quieres en este pais, y aun mas en tramites burocraticos legislados por la corrupcion gubernamental nepali. Caminamos hasta la orilla del rio, y alli nos espera una larguisima canoa. Subimos a ella, yo bien concentrada en mantener el equilibrio. No deseo que este sea mi ultimo dia en esta vida, y aun menos deseo ser jalada por un cocodrilo de los muchos que rodean la canoa.  Navegamos por el rio Rapti, sobre sus aguas sospechosamente pacificas. El silencio que nos acompaña estrecha mi estomago y frena mi aliento. Me siento fuera de lugar. Una extraña sensacion me recorre el cuerpo, y me mantiene en alerta. Por delante de la canoa solo hay una basta region de jungla por descubrir.
Descendemos de nuestra rupestre embarcacion despues de un tiempo razonable de sentimientos extasiados. Nos alejamos del rio paso a paso, despacio. Vestida con un atuendo selvatico, pañuelo a la cabeza y palo de bambu en mi mano derecha, empezamos a desaparecer, a ser engullidos por la altas hierbas, arboles de mango y la inmensa variedad de flora.

Bhagat Chandhark, adentrandose en la jungla y abriendonos caminoBhagat Chandhark, adentrandose en la jungla y abriendonos camino

Soy virgen en este terreno. Ando gravitando.  Ofrecemos el menor ruido en la casa de los animales. La respiracion es lenta, y el sudor cuantioso. Apenas he tenido tiempo de socializarme con el medio, cuando por ordenes de Bhagat, trepo hasta la copa de un arbol en cuestion de segundos.  Reina la seguridad, aunque no sea el lugar mas propicio.
Avistamos un rinoceronte, y a su derecha su pequeño. Todo un espectaculo. Memorable y entrañable desde la copa del arbol. Son tremendamente grandes. Chapotean en las aguas de un pequeño rio. Nos aseguramos de que el rinoceronte madre no nos ha oido, sentido, ni olido para descender de mi cobijo arboreo. Mis antebrazos tienen pequeñas grietas, las hierbas altas me rozan y me impiden el paso oprimiendome por ambos lados de mi cuerpo. Se enfadan, de vez en cuando me sueltan algun latigazo. Ya estamos en el corazon de la jungla. Suenan, mugen, retumban tantos sonidos de la fauna que nos rodea que resulta dificil distinguir si siento placer adrenalinico o un miedo paralizador.

Rinoceronte del Valle del Terai Rinoceronte del Valle del Terai

No hemos visto tigres, mas que su huella sobre la arena humeda.  Sendas sin definir, caminos con hazaña, monos colgando de ramas en vaiven y familias de ciervos salpican con sus motas el paisaje. Las mariposas son tan desmesuradas que el objetivo de mi camara no tiene capacidad suficiente de retratarlas.  Sus alas desplegadas se ruborizan ante mi presencia por poseer el mas bello de los arco iris. Los reptiles son los siguientes “okupas”,  tras nuestras pisadas cautelosas. Vuelvo a trepar a un arbol. Solo poseo un deseo,  ser la mejor escaladora de idilico boscaje.

Bhagat Chandhark, guia de origen Tharu Bhagat Chandhark, guia de origen Tharu

Que tiene de especial Nepal que en cada paso que lanzo los latidos de mi corazon se aceleran, y los de las almas nepalis vibran? Tiemblo de pasion por esta tierra alimentada de montañas, lagos, lluvias incesantes y cantos acariciados por la bondad. En mi proximo abrir de ojos, amanecere bajo un sol de otro color. Y me dormire soñando con un despertar nepali.
Namaste Nepal.

6 Comments

  1. Disfruto sabiendo que estás enamorada de esa tierra y de que la absorbas por cada poro de tu piel cada día.
    Te echo de menos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *